viernes, 20 de abril de 2007

Cachetadas y patadas entre ediles de San Andrés Tuxla

Cortesía de http://www.enlaceveracruz212.com.mx/

ÁNGEL BRAVO MARTÍNEZ / San Andrés Tuxtla Ver.- Una vez más el palacio municipal de esta ciudad se vio convertido en un cuadrilátero boxístico luego de que el Sindico Único Francisco Javier Ramírez Hernández (PRI) y el regidor Prisciliano González Ixba (PRD) se liaran a golpes tras insultarse verbalmente.
Ambos funcionarios públicos ya traían “pleito cazado”, a los dos “les hervía la sangre” y solamente faltaba un pretexto para trenzarse a “madrazo limpio” lo que ocurrió al filo del medio día de este miércoles en plena casa del pueblo.
Por principio de cuentas en un noticiero radiofónico de la FM 92 Prisciliano González hizo el reproche o mejor dicho expresó la denuncia pública, que todo mundo conoce, relacionada con las constantes y prolongadas ausencias del Síndico Único en palacio municipal, catalogándolo como irresponsable.
En el mismo espacio radiofónico Francisco Ramírez tomó la palabra y argumento que sus ausencias se deben a que tiene que realzar todo tipo de trámites en las dependencias de Gobierno para que “caigan los cocos” en el municipio, es decir que aterricen los recursos económicos.
Este miércoles al filo de las 10 de la mañana a “El chisco” Ramírez Hernández, en una clara provocación se dirigió al cubículo de los regidores y le dejó un recado a Prisciliano en las que le notificaba que ya “había llegado” para que tuviera conocimiento y no luego anduviera divulgando que no trabaja.
Al llegar el regidor perredista a cumplir con sus labores se encontró con el “recadito” y verdaderamente molesto encaró al Sindico cuando éste se desplazaba por las escaleras del inmueble público argumentándole que estaba bien que se pusiera a trabajar para desquitar el jugoso sueldo y al mismo tiempo le dijo que él había llegado desde las 8:30 y que si algo le molestaba que se lo dijera, acto seguido se dieron de empujones se lanzaron dos que tres moquetazos y patadas a la altura de los testículos y una que otra cachetada “guajolotera” así como los respectivos recordatorios del 10 de mayo.
Francisco Ramírez ya encabronado invitaba al regidor a que se partieran la madre en uno de los campos, solos y que quien ganara se retractaría de sus versiones y expresiones públicas “pues se que andas diciendo que no reparto los cocos con ginebra y que me fui dos semanas a pachangear a las playas de Montepío”.
Palabras más palabras menos, pero el caso es que el escándalo fue mayúsculo y rápidamente la noticia corrió como reguero de pólvora por la ciudad.
“Se habían madreado en pleno palacio el Sindico y el regidor” fue la primera expresión.
Minutos más tarde y tras fumarse media cajetilla de cigarros en el interior de su oficina Francisco Ramírez quien no concedió entrevista, solamente atinó a expresar al reportero “sé que cometí un error, sé que caí en su provocación, ni modo tendré que atenerme a las consecuencias”.
- ¿Temes alguna consecuencia ante las instancias ministeriales?
- “No, no lo se esperare la reacción de mi compañero edil.
- ¿Cuál es la relación con los demás ediles?
- “Quiero decirte que es excelente, con todos me llevo bien salvo el incidente que hace unos minutos se protagonizó.