sábado, 7 de abril de 2007

Tradiciones ancestrales, un atractivo más de Xico


Mónica Tejeda Hernández
Opción de Veracruz Virtual

Xico, es una bella ciudad colonial que goza de cientos de atractivos para el visitante, desde una excelente gastronomía, hasta sus famosos y fantásticos escenarios naturales, durante la celebración religiosa de la Semana Santa, un atractivo se sumó a los dones de este singular poblado, las tradiciones que desde tiempos ancestrales, se llevan a cabo en la celebración de estas fechas.

Durante una semana, Xico se llena de color y sobriedad al mismo tiempo, el color blanco y morado se ven por doquier y los altares caseros saltan a la vista de todos en los cuales se encuentra siempre un crucifijo, velas y en algunos casos, la imagen de la Virgen de Dolores.


Las ermitas se envuelven de olores agradables al ser adornadas con plantas aromáticas como el olivo criollo, además del incensario con olor a vainilla, una bella fotografía para llevar consigo en su mente, durante estos días, se arregla la escultura tamaño natural de la Virgen de Dolores, patrona de los ganaderos que llegó a Xico desde tiempos remotos gracias a una de las familias representativas de esta región.

En la mañana, del viernes santo, se puede apreciar el vía crucis parroquial que dura más de 4 horas, para ello, se colocan 14 ermitas que simbolizan las estaciones que recorrió Jesús con la pesada cruz, en esta caminata, llevan la escultura del Nasareno, Virgen de Dolores, San Juan apóstol, Ma. Magdalena y una gran Cruz de madera para los que hacen penitencia.

El extenso recorrido por la ciudad termina en la Parroquia principal donde se celebran oficios litúrgicos donde horas después se realiza el levantamiento de una antigua imagen de Jesucristo que se introduce en una urna de cristal para iniciar la llamada procesión del Santo Entierro que se complementa con la caminata de hombres en silencio que van a dar el pésame a la Virgen Madre, llamada nuestra señora de la Soledad.

Más tarde, se realiza el rosario del pésame a cargo de la cofradía de la soledad, ahí las socias, visten luto riguroso que consiste en vestido negro y van cubiertas con velo o mantilla española en la cabeza, luego, sale la escultura de la virgen custodiada por más de 60 vasallos.

La virgen, es cargada por hombres de la guardia mariana y visten camisa blanca con pantalón oscuro, además de toda la liturgia parroquial, el presbítero y las religiosas con hábito asisten muchísimos fieles del pueblo, en ella, sólo se escucha una música tocada por la banda del pueblo llamada “marcha de la soledad santa”. Cuando regresan todos los fieles, tocan a la virgen y vuelven a sus casas.

Por la mañana, hay celebración de la palabra en el cementerio y en la noche, la solemne misa de gloria que alude a la resurrección de Cristo y donde se enciende el cirio pascual, gran hoguera en el exterior del templo que forma una gran espectácluo cuando se canta “el gloria”, pues se arrojan pétalos de flores desde lo alto del templo a tiempo que se encienden las luces y se descubren las imágenes religiosas, pues la iglesia permanece en penumbras hasta entonces.

Apunto de terminar la Semana Santa, el domingo es de gran fiesta, los xiqueños salen de día de campo y el lunes se lleva a cabo la procesión de Cristo Resucitado con miles de fieles que acompañan a un grupo de campesino que durante los 3 días, representan a los 12 apóstoles de Jesús, portando atuendos alusivos.

Las tradiciones religiosas y culturales que Xico aún conservan, son dignas de admirar y uno de los grandes atractivos que se complementa con su gastronomía, riqueza en bebidas preparadas como los muy conocidos “toritos”, platillos excelentes como los elaborados con mole de pasta y las hermosas zonas naturales que alberga en sus alrededores, así que si gusta de ciudades coloniales con calles empedradas y casas antiguas, no olvide visitar Xico en cualquier época del año.