sábado, 8 de octubre de 2011

La prensa, con un problema económico y social: Juan Cruz

* El periodista es insustituible, afirma

Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Veracruz

El problema económico de la prensa en el mundo es un problema social, advirtió el periodista español del periódico El País, Juan Cruz, porque una sociedad que reclama que los periódicos no puedan financiarse con sus lectores, está reclamando el desarme colectivo de la prensa en el mundo, “y las consecuencias de que esto pase son gravísimas”.
En el encuentro entre el periodista de El País, Juan Cruz, el editor de Financial Times para América Latina, John Paul Rathbone, y Jaime Abello Banfi, director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, denominado “El reto del cubrimiento internacional”, se comentaron temas como el anterior.
Abello Banfi dijo estar convencido de la vigencia del periodismo internacional, de su validez y de que se trata de un problema de negocio de los medios, de sostenibilidad económica; pero en cuanto a la contribución informativa y analítica es necesaria no sólo para los grupos de poder político, social y económico, sino para toda la sociedad.
Aquí vino la advertencia del español sobre el peligro de haya sociedades, no sólo las autoritarias, sin democracia, sino hasta las más abiertas en el mundo, que quieran desactivar al periodismo.
Señalaron que el periodismo actual es mucho más abierto, hay muchísimos ojos sobre los periódicos, gracias a que el lector es interactivo, convirtiéndose, junto con el editor, en el controlador de las audiencias. Gracias a esto es más difícil darle gato por liebre al lector en materia informativa.
Los participantes en el encuentro hablaron de la tradición del periodismo internacional de sus medios de comunicación, dos importantes periódicos que gracias a sus ediciones impresas y digitales en varias partes del mundo, y a la globalización, se han convertido en referentes mundiales del periodismo.
Juan Cruz señaló que El País, nacido a raíz de la transición del régimen franquista a la democracia, fue concebido para abrirse al mundo tras el aislamiento en que España se encontraba, por lo que se contrataron corresponsales en todo el mundo, incluyendo Tokio y Beijing.
Esa fue su apuesta política, mientras que en materia económica contrató firmas internacionales para analizar lo que está pasando en el mundo, indicó.
Reveló que El País ha renovado su equipo de corresponsales, y en esta revisión, México ha resultado ser un sitio de mucho interés para su cubrimiento, por lo que se le ha asignado un nuevo corresponsal.
En el caso de Financial Times, es el periódico de referencia internacional por excelencia, siendo el de mayor venta en el mundo entero, con cuatro ediciones, en Asia, Europa, Inglaterra y América.
Jaime Abello lo definió como un medio generalista con un acento central en el dinero, por lo que observó que el periodismo general está cediendo terreno ante el periodismo especializado, que está sirviendo mayormente a las élites del poder, por su valor como proveedor de información inteligente, duradera.
Ante la cuestión de cuál sería el valor de un periodista internacional en una era tecnológica que pone al alcance de lectores en cualquier parte del mundo todo tipo de noticias en cualquier idioma, gracias a las herramientas digitales de traducción, Juan Cruz defendió la subjetividad del periodista.
“El periodista es un ser humano que va a mirar, no es una máquina que va a dibujar con una especie de punzón lo que pasa en un país. Si el corresponsal o el enviado especial no está, no hay una máquina en el mundo que lo pueda suplantar.”
Y lanzó la pregunta: “¿Cómo puedes contar la respiración de México, de Xalapa o de Guadalajara, si no estás ahí? Es probable que un día los periódicos estén en otro soporte, pero lo que es insustituible es el periodista”.
Y añadió: “es una locura pensar que Google puede resumir el sentimiento del periodismo”.
Comentaron que uno de los casos en que el periodista internacional es indispensable, es en las sociedades autoritarias o con problemas específicos como violencia, guerra, porque los corresponsales trabajan sin la presión de los periodistas locales y pueden sacar la información mediante la mirada internacional.
Sobre esta mirada internacional y el reflejo de las sociedades en los medios globalizados, precisaron que el término para definir ahora al periodismo es “glocal”, es decir, es global y local al mismo tiempo, porque todo interesa pero debe ser interés global también.
“La mirada de los otros en nosotros nos ayuda a entendernos mejor”, concluyó Abello Banfi.