martes, 13 de mayo de 2014

Al borde de la quiebra, productores de Chayote en Veracruz


* Mal clima, plagas y falta de apoyo los estrangulan

Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver.



Las afectaciones por el clima, las plagas y la falta de apoyo de las autoridades agropecuarias han ocasionado que en los últimos 6 años los productores de chayote en la entidad se encuentren al borde de la quiebra, aseguraron campesinos de Coscomatepec.
Entrevistados en las inmediaciones de la Sedarpa, los productores Juan Carlos Rivera Medina y José Miguel Hernández Sánchez comentaron que actualmente es difícil producir chayote, pues por cada hectárea se requieren de al menos 8 mil pesos de abono y fumigante.
Dijeron que además de las condiciones del clima los cultivos de chayote en aquella zona constantemente son afectados por las plagas del ácaro rojo y del piojo blanco que difícilmente pueden controlar por la falta de recursos.
Sostuvieron que la producción de chayote ha disminuido drásticamente, al grado de mantener desanimados a los campesinos que se han sentido tentados por abandonar las siembras o vender sus parcelas.
Aseguraron que el aspecto climatológico afecta las siembras de chayote de manera constante, pues en los últimos años el cambio de clima ha sido drástico y repentino para evitar el óptimo desarrollo del producto.
Explicaron que es común que los calores sean agobiantes para las siembras agrícolas y que de pronto se presente la caída repentina de lluvia que termina por estresarlas y marchitarlas.
Las plagas que atentan contra la producción de chayote no han podido ser controladas. Los campesinos dijeron que para ello se requiere de fuertes inversiones para la compra de químicos que por litro cuestan al menos 2 mil 800 pesos y no alcanza más que para una hectárea.
Aseguraron que de manera permanente se ha pedido el apoyo de las autoridades agropecuarias de los tres niveles de gobierno para sacar adelante la producción de chayote, sin embargo, a la fecha los beneficios no han aterrizado.
Por último, recalcaron que los productores de chayote de la entidad se encuentran al borde de la quiebra porque al carecer de una buena producción los ingresos económicos disminuyen y la mayoría se destina a la compra de químicos con el afán de conservar las pocas plantaciones con las que cuentan.