miércoles, 28 de mayo de 2014

Caústicos que se guardan en el hogar, peligro latente para menores

  • También pueden ser usados por jóvenes con intensiones suicidas
Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver. 



En ese sentido, detalló, el hospital atiende de uno a dos menores de edad con quemaduras de esófago por la ingesta accidental de cáusticos cada mes, lo que habla del peligro que corren los pequeños con estas sustancias en casa.
Aunque de ser llevados a tiempo al hospital son tratables los efectos de la ingesta de caústicos, al menos dos pequeños con quemadura excesiva de esófago se presentan al año, por lo que para garantizar su recuperación, es necesario proceder a un autotrasplante basado en un tomar casi la mitad del intestino grueso del paciente en una cirugía que requiere al menos 5 horas y el CEM es el único hospital del estado en realizarlas.
La edad de incidencia es de los 2 a 3 años y la principal causa se debe a que en el hogar se almacenan cáusticos en botellas de refresco o de jugo, manifestó el especialista aunque advirtió que la ingesta de este tipo de productos también suele darse en adolescentes que actúan con fines suicidas.
La llegada de estos pacientes en el CEM es mínima por año, aunque las afectaciones pueden abarcar y perforar el estómago, pues al tratarse de una ingesta consciente se da en grandes cantidades.
Comentó el caso de una preadolescente que hace un par de días ingirió amoniaco que su mama utilizaba para tratar dolores musculares. La sustancia estaba depositada en una botella de refresco y la menor la tomó provocándose quemaduras en el esófago.
La paciente recibió atención médica con oportunidad y debido a que las lesiones no son tan graves convalece de manera satisfactoria en el CEM.
Dijo que ante las quemaduras graves también se somete al paciente a una serie de dilataciones con bujías en el esófago para que no se cierre, pero en caso de que la técnica no dé los resultados esperados es necesario realizar la interposición de colon que consiste en suplantar el esófago totalmente el esófago.
La sosa cáustica para limpiar hornillas o estufas puede ser de lo más común en los hogares que en muchos de los casos, se guarda en envases inadecuados que pueden confundir a los pequeños, por lo que se requiere de la prevención en casa para evitar accidentes, alertó el cirujano pediatra del Centro de Especialidades Médicas “Doctor Rafael Lucio” (CEM) .