viernes, 18 de julio de 2014

Exigen taxistas aplicación del “Hoy no circula” en general

Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver.


Integrantes del Frente de Defensa Popular (Fredepo) y numerosas organizaciones taxistas se manifestaron sobre la plaza Lerdo y bloquearon la calle Enríquez para demandar múltiples apoyos, denunciar fraudes y exigir la aplicación del programa “Hoy no circula” en general.
Las manifestaciones iniciaron desde las 11:00 horas y se prolongaron durante casi todo el día, pues cada organización fue escuchada y atendida por el personal de la Subsecretaría de Gobierno en busca de satisfacer sus necesidades.
Los integrantes del Fredepo denunciaron que el Instituto Veracruzano de la Vivienda (Invivienda) se niega a entregarles dos lotes que han sido pagados totalmente en tiempo y forma.
Los manifestantes exigieron la intervención de las autoridades estatales, pues precisaron que un igual número de familias invirtió todos sus ahorros en la adquisición de los lotes. También acusaron que las autoridades locales no han cumplido con la pavimentación de calles de la reserva territorial en agravio de alrededor de 5 mil familias.
También acusaron la supuesta pasividad de la Sedesol ante los números reclamos de ayuda para el mejoramiento de vivienda.
Por su parte, taxistas afiliados a las diferentes organizaciones sindicales pidieron la aplicación del “Hoy no circula” en general al reiterar que su gremio ha sido el único que ha tomado esta medida que se anunció también para particulares. 
Además, los ruleteros se quejaron de la tolerancia de las autoridades de Tránsito Estatal ante la invasión de rutas, pues dijeron que diariamente hay vehículos de alquiler de Actopan y Alto Lucero en espera de pasaje sobre la avenida Chedraui Caram, a la altura de Plaza Crystal.
Otra de sus inconformidades fue el abuso que según ellos comete a diario el operativo de grúas en contra de su gremio, sin omitir el abuso de autoridad de los agentes de Tránsito, de la Policía Estatal y de la Policía Vial.
El bloqueo de la calle Enríquez se realizó de forma intermitente y fue suficiente para entorpecer el tráfico vehicular sobre las principales calles de la zona centro y otras aledañas.
Las negociaciones entre los inconformes y las autoridades estatales se realizaron a puerta cerrada en la sede de Palacio de Gobierno, pero trascendió que a cada una de las organizaciones se le ofreció propuestas para satisfacer sus demandas.