jueves, 10 de julio de 2014

Machismo aún impide que veracruzanas reciban atención adecuada durante el embarazo


Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver
.

Veracruz ocupa uno de los diez primeros lugares en muerte materna y perinatal en el país, informó Luis Antonio Fernández González, uno de los organizadores del “3er Congreso de la Especialización Salud Materna y Perinatal”, impulsado por la facultad de Medicina, de la Universidad Veracruzana.
Aunque no reveló con exactitud qué posición ocupa la entidad en esta problemática, aseguró que es necesaria una mayor capacitación y sensibilidad de parte de la sociedad, del personal médico y de enfermería para prevenir con mayor eficacia este tipo de decesos.
Sostuvo que el machismo aún se encuentra vigente tanto en las comunidades indígenas como en las urbanas, lo que ocasiona que algunas mujeres no puedan recibir una adecuada atención de parte de los especialistas.
Además, manifestó que en algunos casos los trabajadores de la salud se toman muy en serio su papel de burócratas y exigen el respeto a sus derechos laborales, aunque deben reconocer que sus beneficios no se pueden anteponer a la salud de ningún paciente.
La capacitación para el personal médico y de enfermeras puede ser constante en la atención materna perinatal, pero de nada servirá si se carece de la sensibilización para otorgar el trato humano a las pacientes con el afán de que vivan un embarazo saludable y den a luz de manera exitosa, manifestó.
Aclaró que la capacitación y la sensibilidad no sólo deben garantizarse en el aspecto de la salud, pues esta necesidad aún puede sentirse en todos los sectores sociales.
Dijo que aún falta mucho por trabajar en la atención y prevención de la muerte materna y con ello lograr que la entidad cuente con menos casos de este tipo de decesos.
Señaló que la sociedad también puede apoyar para gozar con mejores resultados, pues basta con que esté al tanto de la salud de las pacientes y brindarle la ayuda que este entre sus posibilidades.
Mientras tanto, el personal médico y de enfermería debe poner su granito de arena en las clínicas y hospitales donde labore, siempre con un trato humano y sensible, en beneficio de las mujeres embarazadas y sus futuros hijos.