martes, 8 de julio de 2014

Veracruz no logra avanzar en prevención de embarazos en adolescentes

Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver.

Veracruz ocupa el primer lugar nacional con un mayor número de menores embarazadas, con una edad promedio de 16 años, dijo José Etzel Izazaga Bonilla, subdirector del hospital general de Altotonga, al participar en el "3er Congreso de la Especialización Salud Materna Perinatal", organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana (UV). 
Aunque no reveló el universo total de menores embarazadas en la entidad, dijo que se trata de pacientes de alto riesgo que con un tratamiento adecuado podrían gozar de un embarazo saludable, sin embargo, advirtió la posibilidad de que entre un 3 y un 5 por ciento de estas mujeres puedan surgir complicaciones y terminar en muerte materna. Sostuvo que de acuerdo con estadísticas oficiales se sabe que a nivel mundial muere una mujer cada minuto y que la mayoría de ellas eran madres y con hijos.
 Advirtió lo difícil de tratar y prevenir las muertes maternas, pues incluso hay niñas de 12 años con hijos incluso en países en vías de desarrollo. 
Destacó que en la entidad se cuenta con buenos programas y estrategias para atender a las mujeres embarazadas y garantizarles un parto saludable, por lo que aseguró que nada debe justificar que una mujer muera por estar embarazada. 
Sin embargo, advirtió que en el estado y en el país se cuenta con muy pocas unidades médicas con área de urgencias obstétricas y que muy pocas realizan el triage obstétrico. 
Las principales causas de muerte materna son las hemorragias graves en su mayoría tras el parto, las infecciones, la hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia) y los abortos peligrosos como los clandestinos, además de que el carecer de personal debidamente capacitado aumenta en un 40 por ciento el riesgo de muerte materna, dijo el médico. Abundó que en México se destina menos de un 6 por ciento del gasto del presupuesto  para salud, lo que representa mucho menos de los que se destina en Afganistán o países más pobres en ese rubro es muy pobre. Señaló que por cada 2 muertes maternas puede haber unas 20 que superaron al riesgo de muerte, pero que pueden quedar con secuelas o complicaciones propias de la mujer.
 Por último, citó que las pacientes embarazadas mueren por ser de bajos recursos, por no hablar español, por ser menores de edad y por no recibir atención médica oportuna o por personal debidamente capacitado, por lo que advirtió la necesidad de brindar una mayor atención a este fenómeno para evitar que vaya en aumento.