miércoles, 20 de agosto de 2014

Crecimiento habitacional debe cambiar de rumbo para proteger al medio ambiente: Inecol

Opción de Veracruz Virtual
Xalapa, Ver.


El crecimiento anárquico y desproporcional de las ciudades o manchas urbanas acabará a mediano plazo con la superficie destinada a la siembra de alimentos, de conservación bosques y de captación de agua, en agravio de toda la población, dijo el investigador del Instituto de ecología (Inecol) Vinicio Sosa Fernández, al participar en un foro ambientalista con motivo del Octavo Aniversario de Coatepec como Pueblo Mágico.
Sostuvo que es necesario regular a través de políticas públicas bien diseñadas el cambio de uso de suelo y pensar en el crecimiento y desarrollo de viviendas a través de un método vertical, es decir, por medio de edificios.
Precisó que esta idea o proyecto debe ser estudiada por urbanistas especializados y no desecharlo, de lo contrario las consecuencias de la disminución en la producción de alimentos y captación de agua serán desastrosas en unos cuantos años.
Sostuvo que en México se da mucho el crecimiento horizontal de la mancha urbana y que por ello se debe empezar a crecer de manera vertical para evitar que los terrenos que producen el alimento y que conservan los bosques desaparezcan.
Agregó que a través de la conservación de áreas verdes se pueden garantizar los servicios ambientales que, en pocas palabras, son sinónimo de vida.
El crecimiento vertical de las ciudades o zonas urbanas demandará espacios de áreas verdes y de recreación que pueden satisfacerse con un mínimo impacto al medio ambiente, en comparación del desarrollo horizontal y anárquico, recalcó el investigador.
Dijo que de continuar con la misma tendencia de crecimiento las grandes ciudades acabarán totalmente con las áreas de cultivos agrícolas, de ecosistemas forestales y con el abasto suficiente de agua.
Además, advirtió que a causa de este ritmo de desarrollo de la mancha urbana es sólo cuestión de tiempo para que la escasez del vital líquido se agudice y no sea posible satisfacer las necesidades de la población que habite en ciudades planas, con planchas de concreto  y mal diseñadas.
Finalmente, sostuvo que sólo es cuestión de decisión para poner en marcha las políticas públicas que generen las estrategias necesarias para un crecimiento vertical de las ciudades y con ello preservar las superficies que degeneran alimento, agua y vida a todas las especies que habitan en el planeta.