viernes, 7 de noviembre de 2014

Movimiento normalista se deslinda de actos vandálicos

Ángel García
Xalapa, Veracruz 

La comunidad normalista se deslindó de los actos vandálicos cometidos en contra del Palacio de Gobierno la noche del pasado miércoles y pidió a las autoridades proceder legalmente para sancionar a los responsables que, según su dirigente Antonio López Quintana, “fueron infiltrados”.
Abundó que la Benemérita Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen” repudia totalmente lo sucedido durante la marcha de estudiantes que tenía como único fin el insistir en la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, pues dijo que su comunidad se caracteriza por actuar siempre de manera pacífica.
Sostuvo que luego de dialogar con los estudiantes de Universidad Veracruzana (UV) que participaron en la marcha se llegó a la conclusión de que los culpables son gente ajena al movimiento y por ello recalcó la necesidad de proceder legalmente para evitar que estos incidentes se repitan y se fomente la violencia.
Las marchas y movilizaciones estudiantiles no cesarán y se desarrollarán con una mayor precaución para la intromisión de gente ajena que pueda opacar o denigrar el movimiento.
Además, citó que ninguno de los normalistas que ha participado en las manifestaciones de apoyo a la normal rural de Ayotzinapa se ha cubierto el rostro, por lo que reiteró que los agresores no pertenecen a la comunidad estudiantil de la “Enrique C. Rébsamen”.
Manifestó que este tipo de situaciones y actos de vandalismo hacen que se pierda la credibilidad de la lucha por una justicia social y por ello también exhortó a quienes se han atrevido a realizar estas acciones a dejar de aprovecharse de las circunstancias para perpetrar barbaridades.
Destacó que el Gobierno de Veracruz reconoce muy bien la trayectoria de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana que no ha dejado de destacar por su excelencia educativa y por respetar las normas establecidas para garantizar la tranquilidad de la sociedad.
Con relación a la captura del exalcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, dijo que sus aprehensiones no han sido suficientes para encontrar a los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos hace más de un mes.