jueves, 13 de noviembre de 2014

Se desnudan en Plaza Lerdo para exigir indemnización por sus tierras

Ángel García
Xalapa, Veracruz

Indígenas popolucas de la sierra de Soteapan se desnudaron en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada para exigir la indemnización de sus tierras que fueron expropiadas para la creación de la Biósfera de los Tuxtlas en noviembre de 1998.
Según el dirigente de la organización de Pueblos Indígenas de la Sierra de Soteapan, Máximo Bautista Hernández, a los campesinos se les adeudan 15 millones de pesos y las autoridades estatales se niegan a responder, pese a que se les prometió un pago inmediato desde aquel entonces.
Luego de despojarse de sus ropas los labriegos fueron atendidos por el personal de la Dirección General de Política Regional del Estado, quien se comprometió a gestionar lo necesario para que el pago se lleve a cabo lo más pronto posible en beneficio de los 38 indígenas afectados.
Además de desnudarse, los campesinos amenazaron con acudir a la inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 para arrojar tambos con excremento y orina humana como medida de protesta y de presión para recibir su pago.
Su dirigente precisó que las tierras son de suma importancia y necesidad para los campesinos, quienes al sufrir la expropiación se quedaron sin hogar y sin un lugar para realizar sus siembras agrícolas.
Abundó que al pasar los años sin recibir la indemnización correspondiente algunos de los indígenas se vieron en la necesidad sembrar y talar en la Biósfera de los Tuxtlas. Al ser descubierto las autoridades procedieron en su contra y los encarcelaron, además de aplicarles una multa de 30 mil pesos a casa uno.
Las tierras expropiadas se ubican en la comunidad de Nuevo México y en total son 550 hectáreas que dejaron de ser de los campesinos indígenas para formar parte de la Biósfera de lo Tuxtlas, señaló.
Los manifestantes sostuvieron que de manera insistente han pedido una respuesta favorable a las autoridades durante todos estos años, por lo que finalmente y ante las negativas decidieron manifestarse en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada de esta capital. 
De manera inicial los indígenas pasaron por desapercibidos, lo que los obligó a despojarse de sus ropas y levantar pancartas sobre las escalinatas de la Catedral, al tiempo que no dejaban de gritar “justicia”.
Finalmente, los agraviados dijeron que las autoridades se comprometieron a pagarles 20 mil pesos por hectárea como indemnización, por lo que aceptaron esperar su pago con paciencia durante un par de días más, de lo contrario advirtieron que continuarían con las manifestaciones.