miércoles, 10 de diciembre de 2014

Dos premios nacionales para Granjas Carroll de México

  • Empresa veracruzana es reconocida por el Centro Mexicano para la Filantropía
  • Cuidado y preservación del medio ambiente y Vinculación comunitaria, las categorías

Opción de Veracruz Virtual
Perote, Veracruz

Dos proyectos de desarrollo social en comunidades vulnerables, implementados por la empresa pecuaria Granjas Carroll de México para aportar al crecimiento de la región fronteriza entre Puebla y Veracruz, fueron reconocidos por el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) con el premio “Mejores Prácticas” por su contribución para mejorar la vida de pobladores de escasos recursos.
En el marco del IX Seminario Internacional de Mejores Prácticas, efectuado en Mérida, Yucatán, el 24 y 25 de noviembre y donde se dieron cita decenas de empresas sustentables de México y América Latina, el Cemefi distinguió a las compañías con filosofía de responsabilidad social por la implementación de programas de diversa índole.
En las categorías “Cuidado y preservación del medio ambiente” y “Vinculación con la comunidad”, a través de los proyectos desarrollados por la Fundación Granjas Carroll de México AC (FGCM), la empresa sumó dos nuevos distintivos, luego de que en 2012 obtuviera las Mejores Prácticas por el servicio médico comunitario.
Los proyectos, “Construcción e instalación de biodigestores familiares en comunidades de convergencia de GCM” y “Parcelas de maíz para alto rendimiento en comunidades de convergencia de GCM”, han beneficiado a cientos de personas de distintas localidades.
La porcícola Granjas Carroll de México, con presencia en 12 municipios veracruzanos y poblanos, ha alcanzado la categoría de “Socialmente Responsable” por ocho años consecutivos gracias a la evaluación que realiza el propio Cemefi.
Desde 2011, la compañía comenzó el trabajo conjunto con productores de maíz sumando hasta el momento 138 parcelas demostrativas de maíz de alto rendimiento que producen 12 toneladas por hectárea. La mejora productiva responde a los estudios técnicos de densidades de población, diferentes prácticas agrícolas, semillas mejoradas, dosis de fertilización más eficientes, riego y otras medidas innovadoras para los campesinos.
Granjas Carroll establece convenios de agricultura por contrato en la región en que produce, utilizando el maíz como materia prima del alimento para sus cerdos, el cual es procesado en su propia Planta de Alimentos ubicada en Totalco, municipio de Perote.
Los biodigestores familiares constituyen un importante mecanismo ambiental al disminuir el uso de leña para cocinar y evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Consiste en la captación de metano producido en el estiércol de los animales de traspatio y su transformación en una energía natural, un combustible que permite a la familia ahorro en gas.
Así, además de obtener carne, leche, piel y otros derivados de la ganadería menor, del estiércol también puede sacarse provecho. Otro beneficio es a la salud, pues las excretas de los animales ya no inundan los espacios y esto significa menor exposición a agentes infecciosos que perjudican las vías respiratorias y causan enfermedades gastrointestinales.
Es un mecanismo fácil de operar que requiere mínima inversión para los materiales, los cuales son donados por la Fundación GCM; sin embargo, las familias que quieran replicar la ecotecnia pueden hacerlo por su fácil colocación y manejo así como por el escaso costo que representa.