viernes, 27 de marzo de 2015

Con figuras de plástico, estudiantes de artes recuerdan a los 43 de Ayotzinapa

Ángel García
Xalapa, Veracruz 

Estudiantes de la Unidad de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana (UV) colocaron 43 figuras humanas sobre la plazoleta Sebastián Lerdo de Tejada, fabricadas con bolsas de plástico y cinta canela, para exigir a las autoridades una versión más creíble, apegada a investigaciones minuciosas, sobre la desaparición de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, hace medio año.
Las figuras fueron colocadas a manera de aparentar una masacre y llamaron la atención de todos los que transitaban por el lugar.
Los jóvenes que participaron en esta actividad dijeron que las figuras delos cuerpos son traslúcidas porque el destino de los 43 normalistas desaparecidos podría ocurrirle a cualquiera.
De forma anónima y sin profundizar, los estudiantes dijeron que su manifestación se realizó a seis meses de la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, en Ayotzinapa, Guerrero, pues dijeron que “todo parece indicar que las autoridades han desvirtuado la realidad y quieren olvidar lo sucedido”.
Advirtieron que la violencia que se sufre en el estado y en el país es una realidad que quiere ser minimizada en todo momento y pidieron a las corporaciones policíacas y militares que se cubren sus rostros a no cometer atropellos en contra de los ciudadanos.
La colocación de las 43 figuras inició minutos antes de las 12:00. Por todos lados de la plazoleta los muñecos fueron colocados y cubiertos con un poco de tierra.
Otros de los modelos fueron colocados en las escalinatas, frente a Palacio de Gobierno, donde aparentaban haber sido recientemente violentados. Los postes de alumbrado público también sirvieron para colocar los cuerpos.
Sobre el piso, los estudiantes colocaron las leyendas de: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” y “Nos faltan 43”.
Los universitarios actuaron en memoria de los jóvenes desaparecidos en septiembre de 2014 e insistieron en que este caso no debe ser minimizado ni mucho menos olvidado por la sociedad y las autoridades.
La manifestación se desarrolló de manera pacífica y conmocionó a algunas personas que al observar las siluetas se detuvieron para persignarse y recordar a los normalistas con una oración, mirando hacia la catedral.