miércoles, 18 de marzo de 2015

Despido de Aristegui muestra el retroceso democrático que vive el país: Bernal

Ángel García
Xalapa, Veracruz 


El dirigente del Movimiento de Izquierda Veracruzana (Miver), Manuel Bernal Rivera, dijo que el despido de la periodista Carmen Aristegui de la empresa MVS es una clara muestra del autoritarismo y del retroceso democrático que se vive en el país, además de la intolerancia que obliga a callar a la libertad de expresión.
En conferencia de prensa, sostuvo que el caso tiene qué ver con las investigaciones y declaraciones sobre la familia presidencial realizadas por la periodista que siempre ha destacado por su ética y profesionalismo.
Sostuvo que a las autoridades y a los funcionarios se les ha olvidado que México es un país con leyes y derechos que deben ser respetadas por igual para evitar vivir oprimidos por un gobierno monárquico generador de graves consecuencias.
Citó que la intolerancia en contra de quienes se dedican a informar no refleja más que un asunto preocupante que no puede ni debe quedar en el silencio.
Además, sostuvo que el despido y censura de una periodista de la talla de Carmen Aristegui es el significado de la situación del autoritarismo y la censura que imperan en el país, además de que da cuenta de que actualmente se vive en medio de una profunda crisis en materia social de inseguridad, de desempleo y de mala economía.
Recalcó que al callar el trabajo periodístico como el que ha desarrollado Carmen Aristegui significa que al no existir la libertad de expresión la sociedad vive sin democracia.
Advirtió que luego de la censura de la reconocida comunicadora todo se puede esperar de las autoridades, lo que obliga al pueblo a levantar la voz para evitar dar paso a una total anarquía.
Señaló que aquellos que intervinieron en el cese de Carmen Arrrissstegui se olvidaron de que hay una Constitución que determina como derecho a la libertad de expresión.
Finalmente, dijo que el trabajo de las empresas que se dedican a comunicar y a mantener informada a la sociedad debe ser respetado por todos, sin importar las críticas que se realicen en contra de ciertos grupos o funcionarios.