jueves, 9 de abril de 2015

Denuncian indígenas robo de recursos para sus comunidades

Ángel García
Xalapa, Veracruzana 

Integrantes de la Alianza Regional Indígena de la Sierra Náhuatl de Zongolica y del Frente Popular Revolucionario exigieron un alto al supuesto robo de recursos públicos que se realiza indiscriminadamente en los municipios de Tlaquilpan, Zongolica, Huiloapan, Atlahuilco, “donde reina la pobreza y la miseria”, dijo Claudio Castillo Pacheco, representante de la primera organización.
Los inconformes se plantaron en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada de esta capital, donde aseguraron que de manera insistente han pedido la intervención de las autoridades estatales para acabar con esta situación que impide el desarrollo de aquellos municipios indígenas y de sus comunidades.
Además, Claudio Castillo Pacheco acusó que el abuso de autoridad es constate y como ejemplo citó que las policías municipales someten con violencia a cualquier persona para arrestarlo sin justificación alguna.
Dijo que la invasión tierras de indígenas tampoco ha cesado ante la complacencia de las autoridades municipales, quienes incluso han participado directamente en cada despojo.
Abundó que difícilmente pueden tener el respaldo de las autoridades ministeriales y judiciales al señalar que tanto Ministerios Públicos como jueces se encuentran coludidos con los municipios.
Por su parte, los integrantes del Frente Popular Revolucionario respaldaron a los agremiados a la Alianza Regional Indígena en sus denuncias y abundaron que, en lo particular, requieren la introducción de energía eléctrica lo más pronto posible para la colonia Alberto Castillo Martínez, del municipio de Córdoba,.
Dijeron que desde hace tres años hicieron la solicitud de manera oficial sin que a la fecha las autoridades hayan escuchado sus recamos.
Sostuvieron que para lograr la electrificación de su colonia, en beneficio de 103 lotes, necesitan invertir alrededor de 700 mil pesos, por lo que pidieron la intervención inmediata de las autoridades.
Ambos grupos se manifestaron pacíficamente en la plazoleta y sobre las escalinatas de la catedral, donde incluso colocaron anafres para preparar sus alimentos en espera de ser atendidos.
Finalmente, el personal de la Dirección General de Política Regional del Estado escuchó las demandas de cada organización y se comprometió a respaldarlas en busca de la satisfacción total de sus demandas.