martes, 4 de agosto de 2015

Buscan sensibilizar a la sociedad sobre la homosexualidad con obra de teatro

Ángel García
Xalapa, Veracruz

El director de la obra de teatro “Un Corazón Normal”, Juan Ríos Cantú, dijo que la feligresía católica se encuentra integrada por personas de criterio muy limitado que difícilmente les permitirá reconocer y aceptar las uniones entre personas del mismo sexo.
Sostuvo que al catalogar como mala o perjudicial una relación homosexual ante los niños y las niñas es extremista, pues abundó que en la actualidad hay otras acciones sumamente devastadoras que están a la vista de los menores a través de los diversos medios informativos.
Abundó que la homosexualidad como una condición humana que no se escoge y que por ello a través de la obra de teatro que se presentará el 8 de este mes en el Teatro del Estado se abordará la vida de un activista gay de los años 80´s en Nueva York para tratar de sensibilizar más a la sociedad.
Citó que una expresión de amor entre dos personas del mismo sexo no puede ser catalogada como algo perjudicial y recalcó que quienes piensan lo contrario “son muy pocas personas y de criterio limitado”.
Dijo respetar la opinión de quienes están en contra de las relaciones homosexuales al sostener que este tipo de uniones son de lo más normal y que no tienen el afán de molestar a nadie.
Además, señaló que los niños y las niñas difícilmente pueden tener una percepción negativa de estas relaciones y explicó que en caso contrario la explicación consiste en que los padres limitan su visión y siembran prejuicios entre los pequeños.
Por su parte el actor de la obra, Pedro Mira, agregó que las personas que agreden a la homosexualidad o a las diversidades sexuales deben entender y comprender que quienes tienen esta preferencia tienen un corazón normal como cualquier otro.
Agregó que no es posible hablar de poner fin a la discriminación cuando no se respetan los derechos humanos y las igualdades.
Por último, explicó que la homosexualidad es una condición humana que no se escoge, sino que se acepta, pues se trata de una particularidad de un ser humano con la que se nace y debe ser respetada.