miércoles, 30 de noviembre de 2016

Carta aclaratoria de Jesús M. Jaramillo Díaz de León

CARTA ACLARATORIA A LA OPINIÓN PÚBLICA

Jesús M. Jaramillo Díaz de León
En diversos medios de comunicación se manejó la versión que un servidor fue retirado del Congreso por haberse burlado de una legisladora.
No puedo pasar por desapercibida una aseveración de tal magnitud. Si ello fuera cierto permanecería callado, pero sabedor que es absolutamente inexacta, más aún cuando una señora y un señor que hoy se ostentan como Diputados Locales de la LXIV Legislatura del Honorable Congreso del Estado de Veracruz, pretenden arrojar un borrón en mi carrera de hombre público, atribuyéndome acciones y adjetivos calificativos que demuestran la pobreza intelectual, por lo que mi silencio sería criminal en un asunto de tanta gravedad e importancia para mí, que afecta nada menos que a mi reputación y buen nombre, haciéndome aparecer ante mis conciudadanos lo que no he sido jamás.
A lo largo de mi vida pública y privada me he conducido siempre con el más alto de los respetos a las instituciones de nuestro País y de nuestro Estado, incluido por supuesto nuestro H. Congreso del Estado y las leyes que ahí se han aprobado a lo largo de su existencia.
Asimismo resalto con la firmeza de mis palabras que siempre me he conducido con colosal respeto hacia el género femenino.
Ante lo expresado líneas arriba, me dirijo con toda consideración a la Señora Yazmín de los Ángeles Copete Zapot, integrante de la LXIV Legislatura del H. Congreso del Estado de Veracruz quien con su falsa y engañosa afirmación sobre mi supuesta “burla” hacia su persona, le transmito una frase expresada por Mario Bennedetti “Y aquel que encuentre un mentidor piadoso, un buen desmentidor de mentiras será…”. Por ello, si bien no tengo el gusto de conocerla en persona, observo que su trayectoria legislativa es vasta, por lo que llama la atención a mí así como a varios personajes que atestiguamos cómo se convirtió usted en el granete perfecto de personajes ausentes en el momento exacto de iniciar su embate contra su servidor inventando una mentira, convirtiendo un ejercicio saludable, como son las comparecencias, en una cortina de humo, ante la evidente falta de conocimiento y preparación en el tema económico de nuestro Estado, lamentable y preocupante por cierto, y quizá por ello muchos representantes populares prefirieron ausentarse.
Mi más humilde sugerencia es que aporte su conocimiento amplio como parlamentaria que ha sido, tanto a nivel local como federal, y se traduzca en beneficio de los veracruzanos, tal y como lo expresó ese día.
Me rehúso a caer en un tono de indignación profético pero que por formación y educación, como egresado de la Universidad de Las Américas-Puebla, me veo obligado a hacerlo, por lo que debo manifestarle al Señor Ernesto Cuevas Hernández integrante de la misma Legislatura del H. Congreso del Estado que ese lenguaje soez utilizado para referirse a mi persona, “cabrón”, lo considero absolutamente ofensivo, al margen que cuando me refiera a tu persona lo haré por tu nombre, cuando perfectamente podría utilizar una larga lista de adjetivos denigrantes que te describirían y no lo hago, por la simple razón que no es propio de mi educación proferirlos, mucho menos en un lugar que como bien lo externaste, merece respeto, y sugiero que al menos mientras estés en dicho lugar representando al pueblo de Veracruz te conduzcas con cordura. Como no tengo el gusto de conocerte de manera personal y por supuesto que no existe la menor intención de hacerlo, debo decirte que ese tipo de acciones merecería una disculpa pública, pero sabedor que has demostrado no estar a la altura de las circunstancias, solo quedará como un antecedente para que en futuras ocasiones los ciudadanos tengamos mejores elementos al elegir a personas con el perfil correcto y las aptitudes para tan honrosa representación popular, por lo que exijo que en lo subsecuente cuando te refieras a mi persona, lo hagas con absoluto respeto.
Señora Copete y Señor Cuevas, ambos integrantes de la LXIV Legislatura del H. Congreso del Estado, no es con mentiras ni con insultos como deben trabajar en favor de Veracruz, como tanto lo claman en declaraciones, demuestren capacidad, entrega, compromiso, amor por Veracruz, tienen una oportunidad preciosa por delante, aprovéchenla. Les invito a leer el poema de Mario Benedetti: ¿De qué se ríe?, y quizá entiendan que los tiempos actuales nos mantendrán como sociedad en constante seguimiento de manera feroz a su conducción como representantes del pueblo de Veracruz, y quizá también se eviten la pena pública de ser cuestionados como el Señor Ministro.
Los veracruzanos todos, estaremos atentos del actuar de personajes como ustedes, y sepan desde ahora, que no estamos dispuestos a recibir ni ofensas ni mentiras, no de gente que crea que esa es la única manera de conducirse ante la ausencia de valores universales que hacen de una sociedad, una convivencia en perfecta armonía.
Agradezco la oportunidad para publicar esta carta y quedo atento para dar puntual seguimiento a la información de cara a sus respetables lectores.
ATTE.
LAE. Jesús M. Jaramillo Díaz de León
Xalapa, Ver., a 28 de noviembre de 2016